sábado, julio 17, 2010

Ama y no sufras

Se sufre demasiado por amor, ésa es la verdad. Incluso los que se vanaglorian de estar perfectamente
acoplados a su pareja, en lo más recóndito de su ser a veces albergan dudas, inseguridades o
pequeños miedos anticipatorios respecto a su futuro afectivo. Nunca se sabe... ¿Quién no ha sufrido
alguna vez por estar con la persona equivocada, por sentir un bajón en el deseo o simplemente por la
caricia que nunca llegó? No hay nada más hipersensible que el amor, nada más arrebatador, nada más
vital. Renunciar a él es vivir menos o no vivir.
El amor es múltiple. La experiencia afectiva está conformada por un conjunto de variables que se
entrelazan de manera compleja. Sin lugar a dudas, sentir el amor es más fácil que explicarlo porque
nadie nos ha educado para amar y ser amados, al menos de manera explícita. El afecto, en casi todas
sus formas, nos embiste y trasciende. Se me dirá que el amor no es para "entenderlo" sino para
sentirlo y disfrutado y que el romanticismo no soporta ningún tipo de lógica: nada más erróneo. La
actitud sentimentalista, además de ingenua, es peligrosa, ya que una de las principales causas del "mal
de amores" nace precisamente de las creencias irracionales y poco realistas que hemos elaborado
sobre el afecto a lo largo de nuestra vida. Las concepciones erróneas del amor son una de las
principales fuentes de sufrimiento afectivo.
¿Racionalizar el amor?: así es, no demasiado, solamente lo necesario para no intoxicarnos. Amor
deseado (principio del placer) y amor pensado (principio de realidad), lo uno y lo otro, razón y
emoción en cantidades adecuadas. Al amor no solo hay que degustarlo sino incorporado a nuestro
sistema de creencias y valores. Se trata de incrementar el "cociente amoroso" y ligar el corazón a la
mente de tal manera que podamos canalizar saludablemente el sentimiento. Dicho de otra forma: hay
que ordenar y regular el amor para hacerlo más amigable y próximo a las neuronas. No hablo de
restringido o cortarle las alas, sino de enseñar le a volar.
¿Qué queremos decir cuando hablamos de amor o cuando decimos que estamos enamorados?
Utilizamos como sinónimos de amor un sinnúmero de palabras que no significan lo mismo: pasión,
ternura, amistad, erotismo, apego, enamoramiento, simpatía, afecto, compasión, deseo y expresiones
por el estilo. No hemos podido precisar qué es el amor ni unificar su terminología. Para algunos, amar
es sentir pasión, para otros, amor y amistad son la misma cosa, y no pocos asocian el amor a la compasión
o a la entrega total y desinteresada. Pero, ¿quién tiene razón? ¿Los que defienden el sexo, los
que prefieren el compañerismo o los que piensan que el verdadero amor es un hecho espiritual?
más sustentada.
Un amor completo, sano y gratifican te, que nos acerque más a la tranquilidad que al sufrimiento,
requiere de la unión ponderada de los tres factores mencionados: deseo (eros), amistad (philia) y
ternura (ágape). La triple condición del amor que se renueva a sí misma, una y otra vez, de manera
inevitable.
Una pareja funcional no necesita tener sexo cinco veces al día (la calidad es mejor que la
cantidad), estar de acuerdo en todo (las discrepancias leves reafirman la individualidad) o vivir en un
eterno romance (mucha ternura empalaga). El amor inteligente es un menú que se activa según las
necesidades: todo en su momento, a la medida y armoniosamente





Extracto del libro" Ama y no sufras" de Wlater Riso
---------------
----




------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

URL=http://pookatoo.com/][IMG]http://img823.imageshack.us/img823/8925/3a17dda007d7ee8e1f3c2c3.gif[/IMG][/URL]

ShareThis

AddThis

Share |
Related Posts with Thumbnails